MENSAJE DE FIN DE AÑO 2020

Reflexiones del 2020 y deseos para el 2021

Por  Marino Córdoba*

El año 2020 se despide con 309 líderes sociales y étnicos y alrededor de 250 firmantes de paz asesinados. En el 2020 se incrementaron las masacres y las confrontaciones armadas en los territorios étnicos, que dejaron miles de desplazados en territorios «legalmente» reconocido a sus poseedores étnicos de buena fe. Sumado a ello la pandemia del covid19 abrió la realidad del sistema de salud de estas regiones, que gracias a sus tradiciones medicinales han podido sortear esta pandemia. También la naturaleza contribuyo a generar graves afectaciones colectivas en nuestras comunidades. Es decir, no fue un año positivo. Todo esto mientras seguimos aferrados a la paz, una esperanza que se desvanece porque este gobierno la elevo a la categoría de «legalidad», mientras los muertos y desplazados étnicos van en aumento en sus propios territorios. ¡Indolencia total!

 

Gracias al acompañamiento y apoyo de la comunidad internacional

La USAID ha estado con las comunidades étnicas en su dolor y abandono, trabajando con
sus líderes y organizaciones. La Unión Europea e instituciones como la Procuraduría, la
defensores y organizaciones aliadas internacionales han sido persistentes en su acompañamiento y solidaridad con las víctimas/líderes y sus derechos. Muestra de ello son
las campañas para salvar vidas, trabajando con los líderes y lideresas: «#Lideralavida» y
«#DefendamoLaVida».

 

Las víctimas y líderes son hombres y mujeres que tienen familias, que aman este país, que siguen soñando que un país mejor es posible, por ello la paz sigue siendo el deseo más
grande al que se aspira y por el que se trabaja todos los días. No son enemigos a los que se les asesina sin piedad, sin garantías para su trabajo, sin esclarecimiento real de estos hechos.

 

El 2021 debe ser mejor, seguro que sí. Vamos con todas las ganas para que sea mejor, aportando en su construcción, llenos de esperanzas de este nuestro futuro. Esperamos que
el Covid19 vaya saliendo de nuestras vidas, que la Paz no sea más legal en el discurso oficial, que la legalidad se refleje en las garantías de seguridad para vivir y trabajar, que permita el desmantelamiento de los grupos armados de los territorios étnicos y campesinos. Que la comunidad internacional siga brindando apoyo y acompañamiento a nuestras comunidades y sus líderes, que no bajen la guardia, que no nos dejen solos. Que las víctimas y líderes sean atendidas y que la justicia tenga sentido de justicia.

 

Los líderes trabajamos por la paz, por justicia, por la reconciliación nacional, por la autonomía, el territorio de los pueblos y autoridades étnicas, por Colombia. Gracias al apoyo y solidaridad de nuestros aliados durante el 2020. ¡Feliz y próspero 2021!

 

Marino Córdoba Berrio. Representante legal de AFRODES
Premio Nacional de DDHH a «Toda una vida 2020» y finalista premio Martin Ennals 2019.